Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Melancolía de un pianista inclasificable

Se me hace extraño escoger un sólo tema para hablaros de un músico tan complejo como Mal Waldron. De nuevo la casualidad me ha hecho volver la vista a un pianista que ya tenía olvidado. Al sonar su famoso “Soul eyes” en la conocida versión de John Coltrane, quise recuperar alguno de aquellos álbumes que, en su momento, escuché bastante. Si se puede afirmar algo así teniendo en cuenta que su carrera duró más de cinco décadas (de mediados de los 50 hasta finales del pasado siglo), que publicó más de cien álbumes en multitud de sellos diferentes (ECM, Prestige o Impulse!, entre otros) y que, además, acompañó a estrellas como Billie Holiday, Charles Mingus, Eric Dolphy, o Max Roach, entre otros muchos. A finales de los años 60 se instaló en Europa donde ha sido una presencia constante en el circuito del jazz. Claro heredero de Thelonious Monk, con un fraseo casi telegráfico el estilo de Waldron es introvertido pero flexible. Algo que se puede apreciar en este melancólico All alone, una buena introducción al poliédrico mundo de Waldron.

Anuncios