Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Añoranza del hogar en una lengua que desaparece

Acompañado tan sólo por un trombón y un violonchelo, en marzo del año pasado Blick Blassy se metió en un estudio parisino para preparar unas cuantas canciones en homenaje a su admirado Skip James, una leyenda del blues del Misisipi, sin intención alguna de grabar un álbum. Pero la fortuna hizo que Laurent Bizot, dueño del sello francés No Format, escuchase este maravilloso Aké y sin dudarlo decidió producir un álbum. El resultado es Akö, tercer LP del músico camerunés, que ha convertido a Blassy en toda una estrella y está abriendo nuevos caminos a la música africana. Por lo pronto Apple ha elegido Kiki, otra de las canciones del disco, como tema para su última campaña mundial, lo que ha provocado que BB inicie una extensa gira de conciertos por todo el mundo. Todo el álbum es recomendable, con una sonoridad especial que funde maravillosamente la música del este africano con el blues del Delta o la bossa nova brasileña, añadiendo texturas de instrumentos como la armónica de Olivier Ker Ourio (en Aké), el piano a lo jazz o los samplings de Nicolas Repac. A todo eso hay que añadir las dulces entonaciones de Blassy en lengua bassa, una de las 260 habladas en Camerún (hoy en peligro de extinción), contando historias de separación y de añoranza de su hogar africano.

Anuncios