Etiquetas

, , , , , , , , , ,

No habrá más penas ni olvido

Siempre que escucho la hermosa Misty de Errol Garner me invade un sentimiento indefinido, parecido a la nostalgia. Da igual la versión, el instrumento o el combo que interprete la canción, siempre me afecta igual, aunque hay momentos en que la sensación es más fuerte, como ahora. Es por esa extraña capacidad de ciertas músicas que nos hacen recordar incluso lo que ni siquiera hemos vivido. O eso que en su momento rechazamos y con el paso del tiempo nos dimos cuenta que queríamos o, sencillamente,  aquello que tuvimos y que hemos perdido. Estos días, oyendo de nuevo la maravillosa versión de dos genios de la música, Michel Petrucciani y Stephane Grappelli, a la nostalgia se une el consuelo de la esperanza y acuden a mi memoria los versos de un famoso tango: “Mi Buenos Aires querido/cuando yo te vuelva a ver/no habrá más penas ni olvido”…

Anuncios