Etiquetas

, , , , , , , ,

Si las manecillas del reloj giraran al revés

Cuando Rob Hyman y Cindy Lauper compusieron esta canción allá por 1983 no se podían ni imaginar que Time after Time se iba a convertir en una de las grandes baladas del pop. Fusión perfecta entre melodía y mensaje el tema es un bálsamo para el alma. En momentos de dolor, cuando recuerdo a seres queridos que ya no están conmigo, me vienen a la cabeza estos versos: “Si estás perdido, puedes mirar y me encontrarás, una y otra vez; si te caes, te sujetaré, estaré esperando, una y otra vez”. Habré escuchado esta canción cientos de veces, en decenas de voces diferentes y siempre consigue engancharme. Todavía recuerdo la emocionante versión de Miles Davis a la trompeta, en el legendario concierto de 1989 en el Palacio de los Deportes de Madrid. Pero si tuviera que elegir me quedo con esta delicada, sentida y casi dolorosa interpretación de la ya desaparecida Eva Cassidy. El corazón como interlocutor entre la memoria y la pérdida. “De vez en cuando me imaginas, caminando muy por delante de ti; tú me llamas, pero no puedo escuchar lo que has dicho. Entonces dices, “ve más despacio”; yo me quedo atrás y las manecillas del reloj giran al revés…”.

Anuncios