Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Cocoricó                                                                                        

La gallina (La poule) es una de las obras maestras de Jean-Philippe Rameau quien, según afirmaba Saint-Saëns, “fue uno de los mayores genios musicales que ha dado Francia”. Pero dejemos para otro momento la biografía de Rameau (la cual, además, daría para varios volúmenes) y centrémonos en esta deliciosa pieza, una de mis preferidas tanto en su versión original para clavecín como en sus transcripciones para piano. Bajo la aparente sencillez del tema central, el obsesivo bajo que remite al cacareo de la gallina (en las notas de apertura Rameau indica ‘co co co co co coco dai’), se esconde una pieza de gran complejidad técnica que, sin olvidar la ironía, basa su fuerza en la alternancia entre tensión y relajación. Ya sólo las ornamentaciones en torno a las cinco notas centrales, que recuerdan también al correteo de la gallina y al picoteo del grano, exigen del intérprete una gran destreza en ambas manos (el ostinato en la izquierda y las modulaciones de acordes en la derecha) para las cuales, además, es clave la velocidad de la ejecución. Dicha complejidad ha convertido esta obra en habitual en los conciertos de clavecín (son muy buenas las versiones de Ross, Kiener o Gilbert, entre otros) y de piano. Entre las que he escuchado, me sigue gustando especialmente la gran interpretación de Grigory Sokolov, en la que el excéntrico pianista ruso imprime una gran vivacidad (en directo aún más, si cabe, que en el disco), sin perder la elegancia y el sentido rítmico de la pieza.

Anuncios