Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Un mensaje de esperanza

No sé qué maravilloso azar permitió que cruzaran sus caminos Ablaye Cissoko, un griot senegalés considerado uno de los mejores intérpretes de la kora de 21 cuerdas, con Volker Goetze, un trompetista germano que vive habitualmente en Nueva York y al que es habitual ver en festivales de jazz de todo el mundo. Porque ese encuentro ha producido una de esas fusiones en las que el conjunto vale mucho más que las partes y creando unos sonidos que traspasan fronteras y dejan un poso de calma y quietud, tocada por la gracia. En la pareja Cissoko lleva la batuta ya que, además de tocar la kora como un virtuoso, canta de forma profundamente emotiva. Pero Goetze también aporta lo suyo: compone la música y se encarga de puntear delicadamente cada tema con su trompeta, creando una atmósfera etérea, casi mágica. Hasta ahora el dúo ha editado dos trabajos -Sira, 2009 y Amanke Dionti, 2012-, el segundo de los cuales se grabó en la capilla de madera del Buen Socorro de París. Ambos álbumes son absolutamente recomendables, pero para empezar a saborear su música me decanto por este delicioso Bouba, incluido en el primero. Las letras de las canciones, compuestas por Cissoko, al tiempo que denuncian la explotación y la corrupción, hablan de tolerancia y respeto por la cultura y los sueños de sus compatriotas africanos, en un mensaje esperanzador.

Anuncios