Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los mil matices de la guitarra

Recuperar los viejos vinilos de Yes ha servido para que recordase mi antigua admiración por la voz de Jon Anderson y los teclados de Rick Wakeman pero, sobre todo, para redescubrir el virtuosismo y la enorme calidad de Steve Howe como guitarrista. Un músico que ha sabido envejecer con dignidad y escapar de la pesada carga de haber sido el guitarrista solista de una de las grandes bandas del “rock progresivo”. Compaginando sus idas y venidas de Yes, Asia o las diversas colaboraciones con sus amigos Anderson, Hackett o Palmer, entre otros, Howe ha editado más de veinte álbumes con su propio nombre, no todos buenos, pero en los que siempre sobresale su gran pasión por la guitarra. Un instrumento del que, por cierto, posee una colección de más de 125 ejemplares y del que siempre hace un despliegue apabullante, entre mandolinas, guitarras acústicas, steels y banjos junto a ejemplares con nombres míticos como Martin, Fender o Gibson. Pero sigo añorando la versatilidad y los matices de los solos psicodélicos, jazzísticos o barrocos que colaba entre medias de las canciones de Yes. Por eso me gustan tanto sus recreaciones acústicas de viejos temas de la banda, donde demuestra no sólo su gran virtuosismo sino también una gran calidad como compositor. Como sucede en este fantástico The Ancient, incluido en el séptimo disco de Yes, Tales from Topographic Oceans.

Anuncios