Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ninguno seremos libres, mientras haya alguien encadenado

Tenía ganas de colgar del blog este estupendo tema de Solomon Burke, que he vuelto a escuchar hace unas semanas y ya me estaba quemando en el archivo. Procedente del mundo del gospel -fue predicador en su iglesia de Filadelfia-, con su profunda y cálida voz y su música influida por el R&B, al firmar una serie de sencillos para Atlantic Burke se convirtió en una figura clave del soul de los 60. Aunque nunca tuvo un verdadero éxito en las listas de pop su combinación de gospel, pop y country llegó a influir en algunos grupos que empezaban a despuntar, como los Rolling Stones, que incluso versionearon alguno de sus temas. En las décadas siguientes siguió editando discos, con su soul característico y enfrascado en una serie de giras por Estados Unidos. Hasta que en 2002 se produce su regreso al estrellato con el album Don’t Give Up on Me, con el que obtuvo un premio Grammy. Grandes admiradores suyos como Nick Lowe, Elvis Costello, Van Morrison, Brian Wilson o Tom Waits respondieron a su llamada y le cedieron canciones para el disco. Además de temazos como Don’t Give Up on Me, Stepchild  o Diamond in Your Mind, en él se incluía este soberbio None of Us are Free, con los legendarios Blind Boys of Alabama a los coros y donde Burke demuestra, a sus 66 años, que todavía mantenía la fuerza dramática y la intensidad de sus mejores días.

Anuncios