Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Alguien tocó sobre el nido del cuco

Compositor francés del barroco preclásico, Louis-Claude Daquin (1694-1772) fue un virtuoso del clavecín y el órgano, y también un niño prodigio, ya que dio su primer concierto ante la corte del rey Luis XIV a los 6 años de edad. Apenas seis años después fue nombrado ya organista en la iglesia de Saint Paul de París, arrebatando el puesto nada menos que a Jean-Philippe Rameau. Más adelante fue titular en Les Cordeliers y en 1739, el propio rey le nombró su organista oficial. Tres lustros más tarde alcanzó ese honor en la catedral de Notre-Dame, lo que suponía un gran logro para cualquier músico de la época. No sólo fue apreciado por la aristrocracia, sino que sus conciertos en la iglesias eran seguidos por multitudes. Como compositor, sus obras destacan por su limpieza y precisión y sus contemporáneos admiraban en ellas su gentil encanto. Pero hasta nosotros han llegado muy pocas, apenas unas suites para clavecín, varias pastorales de Navidad para órgano y clavecín, una cantata y esta maravillosa Le coucou, que es parte de otra suite compuesta en 1735. Se trata de un divertimento, es decir, un ejercicio de estilo que pretendía recrear el canto del cuco pero que, con el tiempo, se ha convertido en una maravillosa pieza de concierto. De todas las versiones que he encontrado en Youtube, la mayoría un tanto aceleradas, he seleccionado esta de la pianista británica Dame Moura Lympany, más medida y sosegada. El vídeo que la acompaña incluye los preciosos dibujos de Keulemans, Martinet y Audubon.

Anuncios