Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Virtuosismo al doble bajo de cinco cuerdas

Renaud Gracia-Fons es otro de esos músicos difíciles de encuadrar y que aprovecha sus influencias mediterráneas para crear un estilo propio. Aunque comienza tocando el piano y luego la guitarra, a los 16 años se decanta por el doble bajo, al que añade una quinta cuerda para dar rienda suelta a su potencial como solista. Francés de orígenes familiares catalanes, Garcia-Fons se empezó a mover pronto entre grupos de jazz, hasta que acaba tocando con la Orchestre de Contrebasses y la Orchestre National de Jazz. Ya en solitario edita varios álbumes con temas propios en el tercero de los cuales, “Oriental Bass”, comienza a definir sus inquietudes musicales, basándose en la mezcla del jazz con sonidos africanos, indios, griegos, flamencos y lo que se ha dado en llamar “new musette”. Virtuoso del contrabajo, es habitual verle colaborar con músicos de todo el mundo aunque en mi opinión sus mejores momentos los alcanza el solitario. Como en este excelente Palermo, incluido en el álbum “Solo, The Marcèvol Concert”, donde emplea loops para crear la base de sus improvisaciones y que se beneficia del maravilloso sonido de la capilla de Santa María, en el priorato de Marcèvol, en los Pirineos Orientales franceses. Garcia-Fons ha tocado varias veces en España y suele hacerlo en multitud de festivales internacionales de jazz y world music, tanto en solitario o como integrante y líder de otros grupos (la Oriental Bass Band, el quinteto Navigatore, el trío Entremundo, World Music Chamber y La línea del sur).

Anuncios