Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una obra maestra en construcción

Considerada por muchos críticos como una obra maestra aunque truncada por las circunstancias, Zaide (Zaida) es una de las óperas menos conocidas de Mozart aunque, en gran parte, prefigura ya los hallazgos de la posterior El rapto del serrallo. Basada en un libreto de Johan Schachtner, Zaide es un singspiel (un tipo de ópera alemana en el que los diálogos son hablados y no cantados) y al parecer Mozart la empezó a componer (¡a los 24 años!) con destino a la ópera alemana que el emperador José II estaba pensando para Viena, dominada entonces por la ópera italiana, pero el encargo de Idomeneo para la Ópera de la Corte de Múnich la dejó finalmente inconclusa.  Y es una pena, porque lo que queda de la misma, 15 piezas tan sólo, dan idea de lo que el genio salzburgués pretendía: fundir la ópera seria y la cómica en un melodrama. En el aria más conocida de esta ópera, la bellísima Ruhe sanft, mein holdes leben (Descansa tranquilo, mi querido amor), Zaida descubre a su amado Gomatz durmiendo bajo un árbol, admira su belleza y le deja unos regalos además de su retrato y una carta para cuando despierte. Entre las muchas versiones que he escuchado mi preferida es esta de la gran soprano eslovaca Lucia Popp quien, con un control absoluto de su voz, sabe transmitir con calidez la dulzura y los sentimientos del personaje. Acompañándola, la Vienna Haydn Orchestra, dirigida con acierto por István Kertéstz, en una grabación de 1971.

Anuncios