Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin trampa ni cartón

The Holmes Brothers es uno de esos grupos que parecen menores pero que, si los escuchas con atención, descubres que tienen muchas cosas que ofrecer. Eso me pasó a mí con su álbum Jubilation grabado en Real World, el sello de Peter Gabriel, allá por 1992. El disco me acompañó bastante tiempo y todavía vuelvo a él de vez en cuando. Luego, por azares de los gustos musicales los perdí de vista, hasta que hace poco me topé con su fantástico Feed my Soul (Alligator, 2010) y los volví a recuperar. Formado originalmente a finales de los setenta en Virginia por los hermanos Wendell (guitarra) y Sherman Holmes (bajo) y su amigo Popsy Dixon (batería), el grupo comenzó haciendo versiones y ha tenido una carrera de llena de altibajos. Durante muchos años fueron habituales en los clubs de Harlem, hasta que poco a poco, gracias a su mezcla de r&b, soul, gospel y blues, junto a unas excelentes armonías vocales, se convirtieron en una presencia habitual en todo tipo de festivales de música con raíces, incluyendo de folk y country. Después de que Peter Gabriel les descubriese y les incluyese en las giras de Womad, la banda inició una exitosa carrera internacional, en la que han llegado a tocar con Van Morrison, Levon Helm o Joan Osborne, quien les ha apoyado en los últimos años produciendo sus discos para Alligator. Incluido en el álbum homónimo, este Feed my Soul es una sincera y cálida canción de amor en la que Wendell alude al cáncer que superó en 2008 y del apoyo de su pareja durante aquella crisis, “me perdonaste cuando necesité el perdón/me diste la fuerza para seguir viviendo”. Música para el alma, sin trampa ni cartón.

Anuncios