Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Voces de la radio, cantantes árabes y un exorcista

En mi opinión, y en la de muchos críticos y revistas especializadas, My Life in The Bush of Ghosts es uno de los mejores álbumes de rock de la historia y uno de los que más han influido en la evolución de la música durante las últimas décadas. Editado en 1981, es fruto de la colaboración de David Byrne, por entonces líder de Talking Heads, con Brian Eno, productor de los últimos (y excepcionales) álbumes de esta banda. Genio de la música electrónica, Eno ya había colaborado con Roxy Music, Robert Fripp y David Bowie, nada menos. Ambos compusieron y grabaron My Life… en medio de las giras y grabaciones de Talking Heads, pero tuvieron que posponer la edición del disco hasta resolver una serie de problemas legales relacionados con los derechos de reproducción de la multitud de samplings utilizados. Entre ellos se incluían grabaciones de radio, voces de cantantes árabes, disc jockeys e incluso un exorcista en plena faena. Los 11 temas que contiene son fantásticos, pero siempre me ha gustado este Carrier, cuya percusión avanza misteriosamente hasta llegar al clímax con la exótica voz de la cantante libanesa Mila Yunis. En 2006 se reeditó un DVD con la inclusión de siete temas nuevos, que se habían descartado en la primera edición en vinilo. En cualquier caso, una obra maestra.

Anuncios