Etiquetas

, , , , , , ,

“Nadie podrá decir nunca que no canté”

La historia de Florence Foster Jenkins se puede leer en el mismo vídeo que os presento, así que no hay nada más que decir. Incluso entre sus mejores “amigos” ¿a nadie se le ocurrió decirle que cantaba horriblemente? Muchos la jaleaban y acudían a sus actuaciones, sólo para reirse de ella. Y encima se atreve con el aria de La Reina de la noche, de “La flauta mágica” de Mozart, una de las más complejas del repertorio operístico, dificilísima incluso para las sopranos más avezadas. Pero ahí está ella, a porta gayola. Pienso en el pobre pianista que trata de seguirla… Pero hay una lección que aprender: Florence da un increíble ejemplo de perseverancia, de creer en uno mismo y en el propio talento, aún contra la opinión de todo el mundo. De que se puede ser feliz haciendo aquello que nos gusta, a pesar de todos. Como afirmó en alguna ocasión, “la gente puede decir que no sé cantar, pero nadie podrá decir nunca que no canté”.

Anuncios