560 Tine Thing Helseth. Storiella d’amore (Puccini)

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tú y yo, leyendo juntos…

Al igual que Rossini, Donizetti o Bellini, Puccini fue de esos compositores italianos del XIX que comenzaron escribiendo canciones, pequeñas miniaturas de salón en las cuales el piano era un instrumento acompañamiento ante el protagonismo de la voz, quizás como ejercicio antes de lanzarse a trabajos de mayor envergadura en la ópera. Aunque no querían competir con las chansons francesas o los lieder alemanes, que les llevaban años de ventaja en estas lides, algunos de estos músicos se hicieron muy conocidos en la época por dichas composiciones. Un buen ejemplo sería esta encantadora Storiella d’amore, primera canción compuesta por Puccini en 1884, y con texto de Antonio Ghislanzoni,  que trata de los amores entre Francesca da Rimini y Paolo Malatesta y de la que son famosos sus primeros versos “Noi leggevamo insieme…”. En esta ocasión y acompañada por la pianista británica Kathryn Stott, os recomiendo esta soberbia versión a la trompeta a cargo de la intérprete noruega Tine Thing Helseth, incluida en su álbum Tine (EMI/Warner Classics), de 2013.

559 Stephane Grappelli & Michel Petrucciani. Misty.

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

No habrá más penas ni olvido

Siempre que escucho la hermosa Misty de Errol Garner me invade un sentimiento indefinido, parecido a la nostalgia. Da igual la versión, el instrumento o el combo que interprete la canción, siempre me afecta igual, aunque hay momentos en que la sensación es más fuerte, como ahora. Es por esa extraña capacidad de ciertas músicas que nos hacen recordar incluso lo que ni siquiera hemos vivido. O eso que en su momento rechazamos y con el paso del tiempo nos dimos cuenta que queríamos o, sencillamente,  aquello que tuvimos y que hemos perdido. Estos días, oyendo de nuevo la maravillosa versión de dos genios de la música, Michel Petrucciani y Stephane Grappelli, a la nostalgia se une el consuelo de la esperanza y acuden a mi memoria los versos de un famoso tango: “Mi Buenos Aires querido/cuando yo te vuelva a ver/no habrá más penas ni olvido”…

558 Bob Marley 70th Birthday Celebration. Could You Be Loved.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Todavía te quieren, Bob

Y la cosa va de covers, porque después de haberla puesto no sé cuantas veces sigo sin parar de escuchar esta soberbia versión del clásico Could You Be Loved, una maravilla compuesta por Bob Marley en 1980 para su álbum “Uprising”. Grabada totalmente a capella, sin intervención de instrumentos fuera de la voz, es una idea de varios músicos israelíes pensada para un concierto homenaje a Bob Marley por su 70 aniversario, que se celebró el pasado 31 de enero en Tel Aviv. Con la impresionante producción de Guy Dreifuss y de Shmulik Bar-Dan (¡qué sonido y qué ritmo!) es de justicia citar a los estupendos cantantes que han intervenido en la grabación: Alon Landa, Amit Sagie, Gadi Altman, Odelia Oknin, Ohad Rein, Oren Wilson, Shira Chen, Tony Ray, Urijah Gazit, Yonathan Liner. Mis pies se siguen moviendo sin querer.

557 Katy Perry. Black and Gold.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Katy de negro y oro

Compuesto por Sam Falson y Jesse Rogg, originalmente Black and gold (Negro y oro) es un tema dance de 2007 interpretado por el cantante australiano Sam Sparro, que apareció como single en un álbum colectivo. Dado su éxito inicial, consiguió para Sparro un contrato discográfico dando título, además, a su primer álbum en solitario. Aunque el resto del álbum pasó sin pena ni gloria, desde ese momento B&G captó la atención de tanto de remezcladores (como Max Sanna, Paul Epworth o Kromatik) como de cantantes femeninas, como Adele, Ellie Goulding  o Ella Eyre, que hicieron sus propios covers. Katy Perry aprovechó un concierto improvisado en la emisora australiana Radio Nova para realizar una versión acústica, la mejor que he escuchado. Al igual que ocurre con Jessie J (http://wp.me/p1teSc-xk) o Loreen (http://wp.me/p1teSc-LR) entre otras, detrás de sus estridentes montajes en grandes estadios o de canciones diseñadas para la pista de baile, se esconden artistas que podrían hacer cosas diferentes. Pero seguramente es que no quieren (o no pueden) hacerlas…

556 The Soul Brothers. Thandaza.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Música, alegría y “amusia”

Percibir el gozo que transmite este fantástico Thandaza de los sudafricanos The Soul Brothers, me ha hecho recordar algunas de las increíbles historias que el neurólogo y escritor Oliver Sacks cuenta en “Musicofilia”. Un libro donde, por ejemplo, habla de la gente aquejada de “amusia”, incapaz de sentir la música (no me lo puedo ni imaginar…) o de aquella que incluso le tiene pánico; de las alucinaciones musicales que afectan a ciertas personas o de esas melodías pegadizas que se meten en el cerebro y no sabemos cómo quitarnos de encima. Pero Sacks también recalca la capacidad de la música para que pacientes con enfermedades terminales lleguen a olvidar sus terribles dolores, al menos durante un tiempo. Espero que la música le esté ayudando también a pasar sus últimos meses de vida, ya que hace poco informó que él mismo está aquejado de un cáncer terminal. En cuanto a la música, debo decir que The Soul Brothers son un fenómeno puramente sudafricano, cuya escena musical han dominado desde mediados  de los 70 con su estilo mbaqanga. A lo largo de más de 30 álbumes han pasado de homenajear al soul norteamericano en su orígenes para ir creando después su propio estilo, basado en las voces de David Masondo y sus coros, el excelente Hammond de Moses Ngwenya y la punzante guitarra de Tuza Mthethwa, que se acompaña en los escenarios de grandes coreografías, sección de viento, etc.

555 Zoë Keating. The Path.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

El violonchelo, lámina a lámina

En sus actuaciones, generalmente en solitario, Zoë Keating graba los sonidos de sus canciones en diferentes capas repitiéndolos en loops que se entrecruzan rítmicamente y sobre los que improvisa sus solos. Todo ello da lugar a un sonido especial, casi hipnótico en algunos momentos y de gran riqueza cromática. De origen canadiense, aunque actualmente vive en San Francisco, Zoë ha grabado ya tres discos en solitario y otros 11 colaborando con diferentes músicos -entre ellos Amanda Palmer, Pomplamoose, Curt Smith, etc-. Pero dada la intensidad y la fuerza dramática de sus composiciones, hace tiempo que el cine y la televisión han empezado a cortejarla para componer bandas sonoras y ya ha intervenido en cerca de una docena, entre ellas la de la serie “Elementary” (en la que se incluía éste The Path). Keating está considera como una de las grandes violonchelistas actuales y en 2011 obtuvo un importante premio para discos de música clásica contemporánea.

554 Vahid Iran Shahi. Shabhaye tabestan.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

El heredero iraní de Paco de Lucía

A pesar de que se presenta (o le presentan) como el guitarrista más rápido del mundo (una velocidad que trae de cabeza a muchos músicos) y de que sus vídeos reciben millones de visitas, Vahid Iran Shahi sigue siendo un perfecto desconocido fuera de Irán, su país. Es muy poco lo que se sabe de él, ya que incluso su página web sólo muestra una foto y su nombre, y eso que es bastante activo en las redes sociales, especialmente en Facebook e Instagram. Rastreando ambas apenas se puede averiguar que adora la música flamenca, que vive en Teherán y poco más. De cualquier manera en sus vídeos queda en evidencia la calidad del punteo, la precisa ejecución y la habilidad general para enlazar las transiciones en cada tema (incluyendo algún atrevimiento a la hora de manejar los trastes), como en este tremendo Shabhaye tabestan. Con Paco de Lucía como referencia evidente, su estilo se podría encuadrar, matizando mucho, dentro del ‘gipsy guitar’ o lo que las grandes discográficas internacionales bautizaron como ‘nuevo flamenco’ -que mezcla melodías vagamente españolas con préstamos del pop, el flamenco y, según el caso, la música árabe (Shahin & Sepehr, Oscar López, Ottmar Liebert, etc.)-, y que no hay que confundir con el movimiento del mismo nombre que surgió en España a partir de los años 80. Porque esa es otra historia.

553 ELE. Am I Wasting My Time?

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Un debut prometedor

Gracias a la pura casualidad escuché el trabajo de ELE (seudónimo de Elena Iturrieta) apenas unas semanas después de aparecer su primer álbum (“Summer Rain”), el pasado mes de octubre y debo decir que desde el primer momento me fascinó. Desde entonces  he estado esperando para colgarlo en el blog, pero por una u otra razón no he tenido ocasión. Mientras tanto, Elena ha ido presentando su música en distintos medios (radios, televisiones, conciertos en directo), por lo que seguro que alguno ya la conoceréis. Cantando en inglés sus propios temas, apoyada en su gran voz y un excelente piano, Elena saca adelante unas composiciones de una fuerza y un sentimiento inesperados. Canciones en las que destaca la influencia del folk y el soul con añadidos de gospel, que recuerdan a alguna de las grandes (Carole King, Norah Jones…) pero con su toque personal. Apoyándose todas ellas en el buen hacer del coro ‘Gospel Factory’, son temas que desbordan de emoción y se acaban colando en algún rincón del corazón. Como pasa con la sobrecogedora “Calling you” (a capella), el precioso tema que da título al álbum o en esta formidable Am I wasting my time?. Un debut prometedor de una artista sorprendente: para escuchar y volver a escuchar…

552 Sammie Jay. Killing Me Slowly.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Cantando descalza por las calles

Tocando para gente de paso, en las calles o en los pasillos del metro, he descubierto a músicos con lo que, inesperadamente, he disfrutado mucho. Todavía recuerdo cuando en una plaza de Córdoba -era mayo olía intensamente a flores-, un músico ensayaba una soleá con su guitarra española. Fueron unos minutos de pura magia. O aquel percusionista en el metro de Londres, que dio un recital increíble y al cual, puedo decirlo, sólo yo me paré a escuchar. Por eso esta emocionante actuación de Sammy Jay, la cantante descalza, me ha hecho recordar a todos esos músicos de calle que alguna vez me alegraron el día. Sammy Jay es londinense pero ha vivido mucho tiempo en Nashville desde donde ha regresado de nuevo a la capital británica. Allí no es raro verla cantando en el Covent Garden, Trafalgar Square o Southbank. Pero Sammy no sólo actúa en las calles: también lo hace en locales cerrados o en festivales, y tiene ya una larga carrera en televisión y actuando en musicales, a ambos lados del Atlántico. Compone y canta sus propios temas, que ha incluido en tres álbumes hasta el momento. Como esta preciosa Killing me Slowly que interpreta con una enorme convicción y un derroche vocal espectacular y ante la cual, increíblemente, mucha gente pasa sin apenas mirar. Un recordatorio de que quizás debamos pararnos un poco y prestar más atención, ¿no os parece?

551 Madisen Ward and the Mama Bear. Silent Movies.

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Country-blues de madre e hijo

No es nada habitual ver a un dúo formado por madre e hijo en el mundo de la música profesional. De ahí la sorpresa que ha producido estos últimos meses la aparición en la escena norteamericana de Madisen Ward and the Mama Bear, una pareja procedente de Kansas City, donde llevan tocando en pequeños locales desde hace varios años. El caso es que su actuación en el Americana Music Fest de Nashville y, más tarde, en el programa de televisión de David Letterman, ha granjeado a Madisen (26 años) y Ruth (62) la atención de los aficionados y de la prensa especializada. Por lo pronto su química en directo es evidente, con un gran trabajo en las guitarras, y se presentan con este buenísimo Silent Movies -incluyendo los gritos de Madisen y una melodía que recuerda a viejos standards-. Con la voz de tenor de Madisen potenciando su country-blues acústico y con influencias que van de Tom Waits a Tracy Chapman, entre otros, el dúo prepara ya su primer álbum, que aparecerá en mayo. Yo, desde luego, estaré muy atento.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 191 seguidores